MOCIÓN INSTANDO AL GOBIERNO REGIONAL A QUE AUMENTE EN EL PRÓXIMO “PRISMA” EL PORCENTAJE DESTINADO A GASTO CORRIENTE

Pleno 27-07-2011

La situación financiera de la mayoría de los ayuntamientos, aunque cada uno con sus propias características, puede calificarse de entre delicada y alarmante, poniendo en peligro su razón de ser. Muchos municipios se encuentran en una situación preocupante, endeudados y con dificultades para hacer frente a las nóminas de sus empleados y las facturas de los proveedores.

La crisis de las finanzas municipales se debe a múltiples factores como la caída de los impuestos relacionados con la actividad urbanística y de la participación en impuestos estatales o la asunción de competencias impropias. A esto cabría sumarle que no está previsto que los Ayuntamientos vayan a recibir, como ocurrió en 2010, ninguna transferencia estatal extraordinaria del denominado Plan E ni para inversiones ni para sufragar gasto corriente.

La profunda crisis inmobiliaria unida a la drástica restricción crediticia arruinan los presupuestos de ingresos municipales, obligando a los Ayuntamientos a reducir su nivel de gastos y servicios directos a los ciudadanos, a refinanciar su deuda, intensificar la recaudación de tributos y tasas o enajenar suelo residencial.

Si el Gobierno de la Nación y el de la Comunidad de Madrid no arbitran medidas extraordinarias para la financiación municipal, podemos ser testigos de graves retrasos en los pagos a personal y proveedores por parte de los municipios con mayores desequilibrios presupuestarios, como ya está sucediendo.

Los respectivos gobiernos de la nación han hecho caso omiso a las demandas de los municipios, muchas de ellas formuladas a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), de una mayor redistribución de los recursos públicos. Además, en los últimos años hemos visto cómo se incumplía el compromiso de abordar la financiación local de los ayuntamientos al mismo tiempo que se define el nuevo modelo de financiación autonómica, y cómo los ayuntamientos han sido relegados a un segundo plano en la redistribución de los recursos públicos.

Por otra parte, el Programa Regional de Inversiones y Servicios de Madrid (PRISMA) nació como un modelo de planificación regional de las inversiones y de reequilibrio territorial, con gran protagonismo de los ayuntamientos. Este programa ha mejorado las infraestructuras, los equipamientos y la calidad de vida de la ciudadanía en 178 municipios madrileños, con criterios objetivos de asignación. Unas inversiones que en los últimos años en Majadahonda han permitido desde la reforma del centro de salud, a la eliminación de algunas barreras arquitectónicas, la construcción de la escuela infantil Tacataca o más recientemente la red ciclista.

Hoy día, las necesidades de inversión en obra nueva son menores que hace unos años, y los ayuntamientos son más selectivos, con el fin de no acometer proyectos que entrañen un aumento de gastos de personal y funcionamiento asociados a su mantenimiento futuro. Majadahonda es un claro ejemplo de ello, ya que a pesar de haber tenido en los últimos años un nivel de inversiones sin precedentes, no se han acometido aquellas que aún estando previstas, como la Casa de la Música o la Escuela Infantil, implicaban gastos corrientes continuados para su funcionamiento.

En el PRISMA 2008-2011, actualmente en vigor, el Gobierno de la Comunidad de Madrid elevó hasta el 25% el porcentaje máximo que se podía solicitar para gastos corrientes. Esta disposición ha beneficiado especialmente a aquellos Ayuntamientos pequeños, que han podido atender necesidades apremiantes y garantizar servicios esenciales para la población; por ello la inmensa mayoría de los municipios madrileños se acogieron a esa modalidad, incluido el Ayuntamiento de Majadahonda.

En definitiva, en esta situación financiera de emergencia, parece razonable ralentizar las inversiones en obra nueva, limitando la construcción de nuevos equipamientos a aquellos que sean realmente imprescindibles y que respondan a necesidades sociales, y ofrecer a los Ayuntamientos la posibilidad de solicitar hasta un 50% del próximo PRISMA para gastos corrientes. Somos conscientes de que la crisis afecta en primer lugar a la ciudadanía, pero también a los ingresos del Estado, de la Comunidad de Madrid y, sobre todo, de los ayuntamientos. La medida que se propone no entraña un aumento de la cantidad que se asigne al PRISMA a partir de 2012, sino una redistribución interna más flexible.

Por todo ello, el Grupo Municipal de Izquierda Unida propone, para su aprobación por el Pleno de la Corporación, la siguiente:

MOCIÓN

Instar al Gobierno de la Comunidad de Madrid a emprender las medidas necesarias para que en el próximo Programa Regional de Inversiones y Servicios de Madrid (PRISMA), se eleve del 25 al 50% el porcentaje máximo que pueda ser solicitado por cada Ayuntamiento para gastos corrientes.

Majadahonda, 20 de julio de 2011

Fdo. Juan Santana Uriarte
Portavoz Grupo Municipal IU-LV

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar etiquetas HTML y atributos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IU Majadahonda 2016 Contenidos publicados bajo licencia Creative Commons

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies