Cuatro efectos secundarios y una contraindicaci贸n de la donaci贸n de Amancio Ortega

Cuatro efectos secundarios y una contraindicaci贸n de la donaci贸n de Amancio Ortega

El hombre m谩s rico de Espa帽a ha donado m谩s de 320 millones de euros a la sanidad p煤blica para equipos de diagn贸stico y tratamiento contra el c谩ncer. La d谩vida ha generado pol茅mica, de forma no muy sorprendente. Por un lado, pacientes de c谩ncer, profesionales sanitarios,聽economistas,聽periodistas de post铆n,聽partidos de todo el espectro pol铆tico,鈥 han aplaudido la donaci贸n 驴C贸mo decir no a que te renueven todos tus equipos de oncolog铆a cuando, adem谩s, te han permitido elegir su n煤mero y distribuci贸n? Del otro lado, pocas voces, entre las que destaca la de la Federaci贸n de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad P煤blica, han rechazado la donaci贸n sin ambages.Mejorar y renovar tus equipos de lucha contra el c谩ncer es algo positivo, a priori. No dudamos en este art铆culo, tampoco, de la buena voluntad de la Fundaci贸n Amancio Ortega al donar ese montante. Pero, al igual que si la donaci贸n fuese un medicamento, siempre hay efectos adversos. Si 茅stos son muchos, o graves, pueden llegar a contraindicar un determinado f谩rmaco. Quiz谩s mezclar multimillonarios de empresas de moda con tratamientos de c谩ncer y hospitales p煤blicos no sea tan buena idea. Leamos atentamente algunos de los efectos secundarios y contraindicaciones de la donaci贸n:

Leer cuidadosamente antes de usar.聽Hoy ha sido Amancio Ortega el que ha donado el dinero contra el c谩ncer, pero ma帽ana ser谩 una cadena de comida r谩pida la que construir谩 un hospital infantil, y la pr贸xima semana una marca de cerveza querr谩 pagar una planta de medicina interna. Tabacaleras, compa帽铆as farmac茅uticas,鈥 estar谩n encantadas de sufragar hospitales, escuelas o parques p煤blicos. Es como una pendiente resbaladiza: sabes d贸nde empiezas, pero no donde puedes acabar. Aceptar dinero privado para sufragar o complementar servicios p煤blicos no es necesariamente nocivo, pero s铆 hacerlo sin un claro marco 茅tico y regulatorio. Para saber si es adecuada o no una donaci贸n, primero hay que definir los l铆mites de qui茅n, c贸mo y para qu茅 se puede donar. Los procesos de 鈥渄iligencia debida鈥,聽muy frecuentes聽en la cultura anglosajona, consisten en evaluar los impactos y riesgos de aceptar donaciones. No nos consta que los servicios de salud auton贸micos implicados las hayan hecho, al menos de forma p煤blica y transparente.

Cuidado con las interacciones.聽La donaci贸n no se realiza en unvacuum, sino en un contexto concreto. Y el contexto es de precarizaci贸n de la sanidad p煤blica, recorte de prestaciones y derechos, y reducciones presupuestarias. Ya en el 2015 la sanidad p煤blica hab铆a perdido聽10,000 millones de euros durante la crisis, y desde entonces la sangr铆a no ha parado. 320 millones adicionales son necesarios, pero quiz谩s no en equipos de 煤ltima generaci贸n, sino en m谩s m茅dicos y m茅dicas de familia, personal de enfermer铆a, prevenci贸n, cuidados domiciliarios y paliativos,鈥 Una donaci贸n finalista (con los fondos destinados a un fin concreto) socava la priorizaci贸n de intervenciones de salud p煤blica (驴qu茅 servicios son m谩s necesarios?), y levanta serias dudas sobre la equidad en el acceso a los servicios, una piedra angular de nuestro sistema de salud (驴Qui茅n se beneficia de las prestaciones?).

Cuatro efectos secundarios y una contraindicaci贸n de la donaci贸n de Amancio Ortega. Cuatro efectos secundarios y una contraindicaci贸n de la donaci贸n de Amancio Ortegaos p煤blicos esenciales es lo que se conocer como efecto 鈥渃rowding-out鈥. El dinero que el estado se ahorra en la provisi贸n de esos servicios no es utilizado para ofrecer servicios adicionales, sino que por el contrario es desviado a otras partidas presupuestarias. En EEUU, donde es muy frecuente que donaciones privadas complementen servicios p煤blicos (escuelas, hospitales), el aumento de la filantrop铆a ha derivado de hecho en peores servicios y聽m谩s desigualdades. Aquellas comunidades m谩s prosperas se beneficiar谩n a la larga de m谩s apoyos y donaciones, incrementando as铆 las desigualdades geogr谩ficas y sociales.

Visite a su m茅dico o farmac茅utico聽. Uno de los pilares de la administraci贸n p煤blica es la rendici贸n de cuentas. Nuestros pol铆ticos y representantes responden a sus ciudadanos de sus actos y toma de decisiones, al menos en teor铆a . La Fundaci贸n Amancio Ortega solo responde a鈥 Amancio Ortega. Como multimillonario, o como cualquier otra persona, 茅l puede gastar su dinero, o su tiempo, como quiera. Jeff Bezos de Amazon se compr贸 el Washington Post; Bill Gates, en cambio, es uno de los mayores fil谩ntropos del mundo, y persigue erradicar la malaria. Gasten como gasten el dinero, no se les puede pedir cuentas: responden ante ellos mismos de sus donaciones, presentes o futuras. Nuestra sanidad p煤blica no puede depender de multimillonarios, y de qu茅 lado de la cama se levanten. La financiaci贸n de nuestra sanidad p煤blica debe depender de los impuestos, y de los presupuestos del Estado: 鈥渕enos donaciones, y m谩s tributaciones鈥, como se oye en las calles.

Contraindicaci贸n.聽Los efectos adversos anteriores deber铆an haber hecho plantearse seriamente a nuestras administraciones publicas la conveniencia de aceptar la donaci贸n: aunque parece una ganancia a corto plazo, abre la puerta a mayores desigualdades y peores servicios, sin garantizar mejoras sostenibles de la salud de los ciudadanos. Sin embargo, quiz谩 el mayor argumento para no aceptar el altruismo del due帽o de Inditex no es de eficiencia econ贸mica o de salud p煤blica, es simplemente un argumento moral. Zara acaba de llegar a un acuerdo en Brasil por un caso de trabajo esclavo. Gracias al trabajo de la ONG聽Reporter Brasil, hemos sabido que Zara ten铆a en condiciones de esclavitud a inmigrantes, y que de forma reiterada omiti贸 su responsabilidad de detectar, corregir o solucionar el problema. Amancio Ortega puede no ser responsable directo de este hecho, pero s铆 sus empresas, que han provocado esc谩ndalos similares los 煤ltimos a帽os por todo el globo. Ojala que repare el da帽o causado en Brasil y en otros pa铆ses. Ojal谩 que no lo vuelvan hacer. Pero mientras tanto, la sanidad p煤blica no puede moralmente aceptar donaciones de dinero manchado por la corrupci贸n, la esclavitud, o el dinero negro. Un gran NO a pr谩cticas no-茅ticas, o contrarias a los derechos humanos, es necesario. Solo desde el rechazo absoluto se conseguir谩n abolir estas pr谩cticas. Nuestra sanidad necesita m谩s profesionales, m谩s medios, m谩s diversidad y m谩s servicios, garantizar un acceso justo y equitativo a la salud, una atenci贸n m谩s humana y cercana,鈥 Nuestra sanidad necesita muchas cosas. Pero la donaci贸n de Amancio Ortega no es una de ellas.

Rebeli贸n ha publicado este art铆culo con el permiso del autor mediante una聽licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

You may also like

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Puedes usar etiquetas HTML y atributos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.

IU Majadahonda 2016 Contenidos publicados bajo licencia Creative Commons

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin煤a navegando est谩 dando su consentimiento para la aceptaci贸n de las mencionadas cookies y la aceptaci贸n de nuestra pol铆tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci贸n.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies